viernes, 30 de octubre de 2009

Tapetum Lucidum


Hola amigos,


Hoy cuelgo el relato corto que he registrado y que ayer envié al concurso de relato corto de terror de la Vanguardia, creo que todos los relatos serán publicados en http://www.lavanguardia.es/ .Espero que os guste. Un saludo,
Cris


TAPETUM LUCIDUM

Estaba ebrio; no cabía la menor duda. Permanecía sentado en una vieja butaca de cuero negro. Su mirada había quedado perdida y fija sobre el felino, que al mirar sus ojos cayó desplomado sobre el suelo. El cuerpo del animal comenzó a moverse de una manera extraña retorciéndose de dolor. Largos y lastimeros maullidos brotaban de sus fauces.


La penumbra inundaba la sala cuya única iluminación procedía de un gran velón que estaba sobre una mesita, junto a la butaca. El cuerpo del gato quedó inmóvil y extendido frente al fuego de la chimenea. Su pelaje erizado. Las llamas se reflejaban en sus ojos abiertos color sangre. Tenía la boca abierta y un hilo de babas y espuma caía de ella resbalando sobre las baldosas.


Juan se levantó del sofá estrellando la botella de absenta contra el suelo. Algo impedía que pudiera alejar su mirada de los ojos del gato, que todavía brillaban como bolas de fuego.

Desde aquella noche no volvió a ser el mismo, sus sentidos se habían agudizado. Podía percibir lo que el ser humano nunca ha llegado a percibir. Lo atraían los olores fuertes y sus uñas crecían. Todo empeoró cuando comenzó a matar roedores sin piedad. Hincaba sus dientes sobre ellos y los engullía estando vivos. También se alimentaba de cucarachas e insectos y sentía cada vez mayor aversión por la comida que consumía habitualmente. Tuvo miedo de volverse loco si es que ya no lo estaba. El alma del felino se había instalado dentro de él. Sus ojos... El tapetum lucidum se había creado detrás de su retina y sus ojos brillaban en la noche. Juan sufría terribles visiones, pues era capaz de ver espectros y sombras ajenas al ojo humano merodeando por las habitaciones de su propia vivienda. Entonces, solo recordaba aquellos ojos de gato.

Reacciones:

4 comentarios:

  1. ¡Uff! ¡Menudo relato! Y mi tejado lleno de gatos...
    Muy bueno, Cristina.
    Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lola,
    ¿Te gustó? Gracias guapa! A mí tb me encantan los gatos jeje. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola Cris, me ha gustado tu incursión en el mundo felino. Lo cierto es que de estos animales se desprende siempre un aire místico, y de esto dice mucho la literatura y la historia.

    ¡Un saludo guapa!

    ResponderEliminar
  4. Hola Iskandar, lo presenté a un concurso de relato breve de la vanguardia. Yo acabo de leer el último post en tu blog y ahora me desplazo a comentarlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar